Inicio, Inspírate, Patrimonio

¿Qué ocurría en Chile y el mundo en 1857?

1857 es el año en que nace el escenario más importante del país. Un 17 de septiembre fue el día de la inauguración del Teatro Municipal de Santiago y deslumbró a toda la sociedad capitalina, con su imponente fachada, su sistema de iluminación que “parecía que la noche hubiera sido reemplazada por el día” y con el estreno de la ópera “Ernani” de Giuseppe Verdi.

Fachada Teatro Municipal de Santiago, 1860

Fachada Municipal y Cerro Santa Lucía

Litografía noche inaugural Teatro Municipal de Santiago

Pero, ¿qué estaba ocurriendo en el país y en el resto del mundo el mismo año en que el Municipal fue creado y porqué tuvo un impacto tan importante dentro de la cultura y sociedad chilena?

Para ese entonces, Chile se establecía como una de las repúblicas sobresalientes del cono sur, gracias a las riquezas que estaba entregando la industria del salitre y la agricultura, pero además el país estaba siendo lugar de variadas transformaciones a nivel económico, tecnológico, social y cultural.

Desde lo social-jurídico, el 1° de enero de 1857 entra en vigencia el Código Civil, redactado por Andrés Bello. Este código es una de las obras legislativas chilenas con mayor influencia en América Latina, llegando a ser copiado, casi íntegramente, por Ecuador, El Salvador, Nicaragua (donde aún rige el texto original con adaptaciones)​, Honduras, Colombia y Panamá.

Portada del primer código civil de Chile

En este contexto, México también estaba avanzando en materia legislativa y constituyente; y el 5 de febrero fue jurada La Constitución Política de la República Mexicana de1857, en la cual se establecían garantías individuales a los ciudadanos mexicanos como la libertad de expresión, la libertad de asamblea, abolición de la esclavitud, entre otras.
Más hacia el norte, las reformas sociales no han de esperar y en Nueva York un grupo de obreras textiles decide salir a las calles a protestar por las míseras condiciones en las que trabajaban. Esto se transformaría en una de las primeras manifestaciones para luchar por los derechos laborales y la primera vez que las demandas estaban tomadas por voces de mujeres.

Este hito llevado a cabo un 8 de marzo de 1857 marcaría después la promulgación por parte de la ONU de lo que conocemos hoy como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora; y en su momento, este acontecimiento no tardaría en llegar a oídos latinoamericanos que sirvió para poner en tela de juicio las propias condiciones laborales del país y el rol de las mujeres en la sociedad, sobre todo en una época que se abría paso a la tecnología y la industrialización.

Mujeres textileras en huelga, 1857

Dicho esto, como dato curioso, ese año se realizaron varios avances en aquellas materias: Por ejemplo, en Chile se instauraba por primera vez el alumbrado público a gas en la capital. El servicio se inicia con la iluminación del Teatro Municipal de Santiago en su noche inaugural, el 17 de septiembre de 1857. Al caer la tarde se comienzan a iluminar las calles colindantes al teatro y con ello, el Municipal se convierte en el primer edificio público con iluminación a gas, como una forma de resaltar y enaltecer aún más la edificación capitalina.
Con ello se permitió que las calles del centro de la capital –aquellas colindantes con el Municipal- pudiesen ser iluminadas.

En Nueva York, Elisha Otis instala el primer ascensor en Broadway, tecnología que no demoraría mucho en llegar al país, pues en 1882 el Palacio Cousiño contaría con el primer ascensor en Chile.
En Estados Unidos, el alemán Isaac M. Singer, patenta el prototipo de la máquina de coser doméstica, alejado de las maquinarias gigantescas de textiles, y que con eso permitiría un uso doméstico del artefacto.

Afiche máquina de coser Singer

Partes máquina de coser Singer

En cuanto a las artes y la cultura, el mundo entero era espectador del romanticismo, en Chile ya instaurado al menos desde 1840. En este sentido, la creación del Municipal buscaba estar a la vanguardia con los teatros europeos y generar entre la sociedad, un gusto por las artes escénicas y musicales. En esto, Isidora Zegers, jugó un gran rol, pues junto con José Zapiola, fueron los grandes precursores del gusto por la lírica. Es por ello, que no ha de extrañar que el Teatro Municipal se erigiera como el gran escenario nacional para la ópera y que en su primera presentación, escogieran una obra de Verdi, muy ad hoc con el gusto por el Bel Canto italiano que tenía la sociedad de antaño.

Isidora Zegers

José Zapiola

Por otro lado, la creación del Municipal, generaría en Chile una larga tradición. Para el día de su inauguración, el presidente Manuel Montt, junto a su ministro Antonio Varas y su gabinete, fueron los invitados de honor. Gran parte de la élite criolla también estaba presente y antes de comenzar con la función, se cantó el himno patrio por doce de las “más distinguidas señoritas” de la sociedad.

Con esto se crea una tradición que hasta hoy, 164 años después, tiene vigencia desde sus bases republicanas y en torno a los festejos del nacimiento de la República de Chile, situando así al Municipal como principal eje social-cultural del país.

+MUNICIPAL