Ópera

Tancredo | De persona a personaje

4:58

VIDEO | EN PROCESO

Tancredo es un hombre apasionado, sensible, que ama a su patria y a Amenaide. Es un hombre que, luego de un prolongado exilio, vuelve a su tierra –Siracusa–, para pelear por ella contra los sarracenos y para recuperar a su amada. Tancredo es, también, una mujer: Gioacchino Rossini escribió este rol en 1813, para la ópera del mismo nombre, para ser cantado por una mezzo-soprano. Tancredo es, además, un papel que pone a prueba la destreza técnica y el virtuosismo de su intérprete, pues por ser parte de una ópera belcantista, requiere de una expresión pura, de sincronía entre la palabra y la voz, de transiciones pulcras entre nota y nota, de la ejecución de complejos ornamentos y cambios de tempo, entre otras cosas.

Todos estos factores ha tenido que trabajar la cantante chilena Evelyn Ramírez en la construcción de su Tancredo. Comenzó por la preparación musical: estudió el rol sola, afinó detalles con el pianista preparador y luego con el director. Cuando comenzaron los ensayos escénicos, el reggiseur –Emilio Sagi– le entregó su visión respecto del personaje, la que combinó con sus experiencias previas en roles masculino e incluso con vivencias personales. La caracterización, es decir, el vestuario y el maquillaje, es la que termina el proceso de construcción de un personaje. En palabras de Evelyn, recién en ese momento, “estoy lista para hacer el personaje”.

Video: Teatro Municipal de Santiago / Potrero Films

+MUNICIPAL