Música

Playlist | Maxim Vengerov, maestro del violín

“Frente a tanto talento y excelencia, y cualquiera sea el repertorio abordado, se está obligado a admitir que Maxim Vengerov es, sin duda, uno de los violinistas más brillantes de nuestra época”. Así describió Classique News el concierto que el destacado músico ruso Maxim Vengerov ofreció junto a la Orquesta Filarmónica de París en 2017.

El próximo 10 de marzo de 2018, el violinista llega a Santiago de Chile a presentar un único recital, con un programa que incluirá obras de Brahms, Franck y Ravel. Pero ¿quién es Maxim Vengerov y qué es lo que lo hace merecedor del título del “más brillante de nuestra época”? En la siguiente playlist podrás escuchar algunas de sus aclamadas interpretaciones, además de conocer algunos detalles sobre su persona, que te permitirán vislumbrar por qué su recital es imperdible. Podrás conocer también su faceta de director de orquesta, que también veremos en el Concierto 2: Claroscuro, donde dirigirá a la Orquesta Filarmónica de Santiago en un programa con obras de Mozart y Shostakovich.

1. Entre el virtuosismo heroico y el lirismo poético: un destacado solista


Vengerov se acerca al ideal romántico del intérprete como un genio de gran habilidad. Sus interpretaciones asombran por su dominio y precisión técnica y, a lo largo de su carrera, muchos críticos han celebrado su virtuosismo. El diario The Australian describió la cadenza que el propio Vengerov creó para el Primer Movimiento del Concierto para violín en Re menor de Johannes Brahms como un “despliegue de virtuosismo casi súper-humano”. Le temps lo nombró como “el Emperador del arco” y Le Monde lo calificó como “el mejor violinista del mundo”, afirmando que “podría tocar cualquier pieza de madera [violín] y hacer milagros”.

En ocasiones, para la crítica, el exceso de maestría puede ir aparejado de una cierta contención expresiva, sin embargo, Vengerov es constantemente celebrado por su belleza sonora y su lirismo. Harriet Cunningham de The Sydney Morning Herald ha manifestado que “el timbre consistentemente cremoso, la perfecta afinación y la forma en la que él encuentra la música en la locura virtuosa es lo que hace su interpretación tan inspiradora”.

En la misma línea, una crítica incluida en la revista Limelight lo describió como “un verdadero poeta del violín” dueño de una “técnica sólida y una afinación precisa aliadas a un glorioso timbre dorado”. Así, el violín de Maxim Vengerov plantea un interesante balance entre la pulcritud, la exuberancia y la expresividad.

2. El secreto está en el barniz: el Stradivari Kreutzer de 1727

Los instrumentos cordófonos, en su mayoría, embellecen sus cualidades sonoras con el tiempo. Esto es especialmente cierto para los instrumentos que Antonio Stradivari fabricó en Cremona en el siglo XVIII, entre los que se cuentan violines, violas y cellos. Los Stadivarius han sido históricamente considerados entre los mejores instrumentos de cuerda, principalmente debido al bello timbre que producen. Por muchos años fue un misterio porqué sonaban de forma tan especial, pero algunos expertos creen que el secreto radica en la composición y aplicación del barniz.

Desde sus inicios, Maxim Vengerov forma parte del selecto grupo de músicos que tiene un Stradivarius. El violín que utiliza actualmente es un ex–Kreutzer, construido hacia 1727. Este instrumento, que perteneció al célebre violinista Rudolf Kreutzer (a quien incluso Beethoven dedicó una sonata), fue adquirido por el comerciante Haim Lazarov en 1998 en una subasta inglesa y luego comprado por Vengerov unos años después.

Aunque los Stradivarius son capaces de producir anhelados timbres, son técnicamente más difíciles de tocar y más impredecibles que muchos otros instrumentos. El propio Vengerov ha dicho que la diferencia “es como el paralelo entre manejar un auto simple y uno fórmula uno. Uno debe saber cómo tocar un gran Stradivari, especialmente los grandes como mi Kreutzer. Tuve que cambiar mi técnica para acomodarla al instrumento. Creo que es uno de los top 20 en el mundo”.

3. De niño prodigio a músico multifacético: las distintas caras del maestro

Hijo de un padre oboísta y de una madre cantante y directora, Maxim Vengerov (1974) escuchaba música ya desde el vientre materno. Comenzó a tocar violín a una edad muy temprana y no tardó en demostrar su gran talento y proyección. Realizó su primera gira internacional con sólo 10 años, pero alcanzó notoriedad pública definitiva cuando, en 1990, ganó la Competencia Internacional Carl Flesch.

Como violinista, Vengerov ha abarcado tanto géneros y estilos de la música docta, como otros más populares como el tango o el jazz. Además, se ha desarrollado profesionalmente también en la interpretación de la viola, realizando grabaciones de importantes piezas compuestas para este instrumento, y ha incursionado en la dirección de orquestas. Pero, quizás la faceta más especial de este artista es su interés por la filantropía, que lo llevó a ser nombrado en 1997 embajador UNICEF por la música.

4. Masiva discografía: un maestro en el estudio


Aclamado por sus interpretaciones en vivo, Vengerov es igualmente elogiado por su trabajo dentro del estudio de grabación. Lanzó su primer disco en 1989 y hasta la fecha ha grabado más de 30 álbumes con variado repertorio. Ha registrado tanto piezas canónicas de los compositores centroeuropeos, como obras de los grandes músicos de la Europa oriental, tales como Khrenikov y  Scheldrin. En su extensa discografía ha trabajado bajo la batuta de músicos como Zubin Mehta, Daniel Barenboim y Mstislav Rostropovich. Con este último realizó varios de sus discos más galardonados, como Prokofiev & Shostakovich Violin Concertos y Britten Violin Concerto / Walton Viola Concerto, por el que incluso fue premiado con un Grammy en 2004.

5. Brahms, Franck y Ravel: el Vengerov que veremos en el Municipal

En el recital que Maxim Vengerov ofrecerá en el Municipal de Santiago, interpretará el Scherzo y la Sonata para violín n. º 3 de Johannes Brahms, la Sonata para violín de César Franck y Tzigane de Maurice Ravel. Estas obras, reunidas en un mismo programa, presentan tres caras diferentes del violín romántico-tardío.

Por un lado, Brahms muestra un Romanticismo con claras raíces en las formas y estructuras clásicas, que exige del intérprete cualidades técnicas que articulen el heroísmo brahmsiano. Franck, por su parte, es un compositor del Romanticismo francés, cuya obra rescata la expresividad y pasión decimonónica, requiriendo del violinista altas cualidades líricas y dramáticas. Finalmente, Tzigane (en español, “gitano”) de Ravel es una obra mucho más tardía, pero que, sin embargo, también rememora algo del pasado romántico, específicamente el interés de esta época por lo exótico, lo popular y lo remoto, demandando del intérprete un virtuosismo notable.

6. Detrás de la batuta: violinista-director

“Los agentes de Vengerov tendrán que añadir a la etiqueta de ‘el mejor violinista del mundo’ el subtítulo ‘y uno de sus mejores directores’”, publicó Manchester Evening News en 2014. Debido a una dolencia del hombro, en 2007 Vengerov se vio obligado a poner pausa a su carrera de intérprete. Se abocó, entonces, a otra de sus pasiones –la dirección– siguiendo el ejemplo de director-instrumentista que le había sido legado por dos de sus mentores: Barenboim y Rostropovich. De ellos, Vengerov ha dicho que aprendió a “aproximarse [a la música] como si se estuviera re-componiendo y re-leyendo toda la obra”, es decir, a encontrar una cualidad “personal” en cada trabajo musical. Su trabajo como director, que también veremos en el segundo concierto de la Temporada 2018, ha cosechado notable éxito.

 

El recital de Maxim Vengerov es parte de los Espectáculos Extraordinarios, que cuentan con el auspicio de AES Gener.

 

E. EXTRAORDINARIOS | Maxim Vengerov | 10 de marzo de 2018, 19:00 horas

Más información y venta de entradas AQUÍ

 

+MUNICIPAL