Música

La obra favorita de Beethoven

#EnBuscaDeBeethoven

12 años tenía Ludwig van Beethoven cuando creó la primera obra de la que se tiene registro. Se trató de un set de nueve variaciones para piano, que ya permitía vislumbrar el genio del joven compositor, pues lo escribió en Do menor, una tonalidad inusual para esa época.

138 obras están catalogadas con el número opus, que busca ordenar cronológicamente las composiciones de Beethoven y otros autores. El trabajo del músico nativo de Bonn suele dividirse en tres etapas y estilos, marcados por el avance de su sordera: el periodo temprano, cercano al clasicismo vienés, duró aproximadamente hasta 1802. Durante el periodo medio, entre 1802 y 1812, Beethoven imprimió su sello individual y su obra adquirió más personalidad; es una etapa emocional y extrovertida, llamada también “heroica”. El periodo tardío, desde 1812 hasta su muerte en 1827, es más intelectual e introvertido y en éste se dio más licencias desde el punto de vista formal.

En un nuevo capítulo de #EnBuscaDeBeethoven, diferentes personas eligieron su obra favorita. Acá podrás escucharlas y descubrir por qué las eligieron:

Sonata para piano nº 2 en La mayor, op. 2 nº 2 (1796)

Marisol García, periodista e investigadora en música popular
“No soy una entendida en Beethoven como para votar con seguridad sobre sus cumbres, mi aproximación a su obra ha sido totalmente autodidacta y en desorden. Pero vuelvo muchas veces a sus sonatas para piano, tan bien ejecutadas y grabadas por Claudio Arrau. La número 2 es vivaz, enfática, sorprendente, entre lo que parecen quiebres y reinicios. Me gusta concentrarme en ella, no puedo ni quiero distraerme”.

Sonata para piano nº 14 en Do sostenido menor, op. 27 nº 2, “Quasi una fantasia” (1802)

Romina Contreras, primera bailarina del Ballet de Santiago
“Mi obra favorita de Beethoven es Claro de Luna. Siento que esta cargada de emociones y cada vez que la escucho me eriza la piel. Es una música que me despierta muchas sensaciones y me encantaría bailar de una forma muy expresiva con ella. ¿Quizás algún día?”

Sinfonía n.º 3 en Mi bemol mayor, op. 55, “Heroica” (1806)

Juan Pablo Izquierdo, director emérito de la Orquesta Filarmónica de Santiago
“Cuál es mi obra favorita, sinceramente, no sé. Pero sí pienso que la Sinfonía Heroica es quizás la obra que más me ha influido, en general, no sólo en mi vida profesional sino que he tenido siempre una admiración extraordinaria por la Tercera Sinfonía.
Me parece especial, primero porque es de las primeras de grandes formas de Beethoven. Y otro aspecto que siempre consideré muy importante es la consistencia: de unas pocas notas surge una obra de esa magnitud, donde todos los movimientos están relacionados. Eso me ha maravillado siempre.
Y después me marco muchísimo porque cuando fui a estudiar dirección de orquesta a Europa, una de las primera obras que me dio mi maestro, Hermann Scherchen, fue precisamente la Sinfonía Heroica. Estuvimos un compañero y yo trabajando en ella un año entero. Y después de eso, la he dirigido muchísimas veces, en distintos periodos, y es inagotable: aparecen y aparecen cosas”.

32 variaciones para piano en Do menor, WoO 80 (1807)

Luis Alberto Latorre, pianista chileno
“La considero una obra muy representativa del pensamiento beethoveniano. Un tema con un bajo cromático de apenas ocho compases y sus variaciones minimalistas, donde es más apasionante el funcionamiento interno del reloj que su cubierta”.

Fantasía para piano, coro y orquesta en do menor, op. 80 (1808)

Miriam Caparotta, mezzo-soprano del Coro del Municipal de Santiago
“En Mendoza en los comienzos de mi carrera como cantante lírica, participé como solista en la Fantasía Coral en Do m para piano, orquesta, solistas y Coro. Fue muy especial para mí, no sólo porque fue uno de mis primeros solos con orquesta, sino porque fue el único sinfónico coral que canté junto con mi padre, el tenor Alberto Caparotta, quien además fue mi gran maestro de canto y de vida. Lo recuerdo con mucha emoción porque hace muy poco falleció y, aunque físicamente ya no esté con nosotros, estará constantemente en mi corazón y en cada nota musical que emita mi voz”.

Sinfonía nº 6 en fa mayor, op. 68, “Pastoral” (1809)

Jorge Gallardo, diseñador de escenografía y vestuario
“Como estoy constantemente haciendo creaciones, escucho la música de cada obra por meses. Generalmente soy un tipo que vive muy en silencio cuando no estoy trabajando. En mi casa va a ser siempre silencio lo que prime y si escucho algo va a ser porque llega alguien o quizás música más popular o jazz.
Hace poco estuve trabajando en una obra con música de Beethoven –Las ruinas de Atenas y la Sinfonía Pastoral– y con coreografía de Thierry Malandain, creada para la Ópera de Bonn por el 250 aniversario del natalicio de Beethoven. El contexto que se creó era juntamente el retorno a un mundo idílico, sublime y natural, después del caos, del miedo y del temblor. Después venía la sublimación, este ideal del ser humano de encontrar tranquilidad. La Pastoral puede tener muchos caminos por donde ir y Beethoven se inspiró en el clasicismo griego. Entonces creé un vestuario que hablara de Grecia, pero contemporáneo; no literal sino con un toque. Y diseñé unos caracoles grandes, metálicos, que representan la naturaleza más apegada a la tierra. Todo bastante abstracto”.

Concierto para piano nº 5 en Mi bemol mayor, op. 73, “Emperador” (1810)

Joel Poblete, crítico de música
“Me cuesta demasiado elegir entre sus sinfonías, especialmente entre la Quinta, la Sexta y la Novena; o como operático dejar fuera su único aporte en el género, Fidelio, que siempre ha sido cuestionada por el lado teatral, pero indudablemente su música es una maravilla. Pero creo que escogería especialmente el Concierto para piano y orquesta nº 5, “Emperador” porque me fascinaba desde niño la mezcla de poesía y virtuosismo de sus movimientos y, además, aparecía en el lado A de la primera grabación personal que tuve de una obra de Beethoven: el cassette de la colección de los Grandes Compositores que regalaba semanalmente la desaparecida revista Ercilla hace ya más de tres décadas. Y eso que ni siquiera lo incluyeron completo…”.

Sinfonía nº 7 en La mayor, op. 92 (1816)

Andrés Bahamondes, director del Coro Crecer Cantando
“Sin duda, y por la experiencia que te cuento, tengo que decir que la Novena Sinfonía. Sin embargo, cada cierto tiempo vuelvo a la Séptima Sinfonía, que me parece profunda y conmovedora, de inicio a fin. No tiene el carácter tan “universal” y enorme de la Novena, pienso que apunta mucho más a lo profundo del sentimiento individual del que escucha”.

Trío de piano en Si bemol mayor, “Archiduque”, op. 97 (1816)

Katharina Paslawski, solista de violonchelo de la Orquesta Filarmónica de Santiago e integrante de Ensamble Filarmónico
“Hay varias obras que son mis favoritas, me emocionan particularmente sus temas, armonías, enorme expresividad tan característica para Beethoven. La Sinfonía 7, op. 92 , Sinfonía 9, op. 125, Trío de piano, op. 97, “Archiduque”, Cuartetos op.18 nº 2 y nº 4,  Sonata para violoncello y piano nº3, op. 69 y la Sonata para piano nº 8, op .13, “Patética”.

Sonata para piano nº 29 en Si bemol mayor, op. 106, “Hammerklavier” (1819)

Martina Filjak, pianista croata
“Es una pregunta realmente difícil de responder. Pero, quizás, algunas de mis obras favoritas son las más trascendentes: la Sonata nº29, “Hammerklavier”, la Séptima Sinfonía, las 32 Variaciones en Do menor, las Variaciones Diabelli y la Gran Fuga (Große Fuge).

33 Variaciones para piano en Do mayor sobre un vals de Diabelli, op. 120 (1823)

Christian Ramírez, crítico de cine
“Con los años, es imposible no acercarse a las obras tardías: Las bagatelas, op. 126, las Variaciones Diabelli, el Cuarteto, op. 131, la Sonata para piano nº 32. Todas expresiones de un genio que fue y volvió; de alguien que se asoma a la complejidad infinita, luego la disuelve y genera una suerte de síntesis”.

Sinfonía nº 9 en Re menor, op. 125, “Coral” (1826)

Álvaro Gallegos, periodista y crítico de música
“Es imposible nombrar solo una. Pero en los tiempos actuales que vive la humanidad, la Novena Sinfonía se erige como más vigente y necesaria que nunca. Con su mensaje de hermandad entre los hombres, nos llena de convicciones para enfrentar las tensiones del mundo actual, incluyendo las problemáticas de migración, guerras comerciales, cambio climático, pueblos divididos y demás”.

Cuarteto para cuerdas nº 16 en Fa mayor, op. 135 (1827)

Juan Pablo González, doctor en musicología
“Los últimos cuartetos de Beethoven son altamente conmovedores. La forma creada por Haydn, su maestro, comienza a deshacerse ante nuestros oídos. Es el fin de la gran época clásico-romántica, la despedida, con todo el dramatismo y desgarro que eso encierra. Equivalen, a mi modo de ver, a las sinfonía de Mahler, que manifiestan el final del gran romanticismo alemán, expresando el mismo desgarro pero apegadas a una forma que aún resiste. Es como la balsa de la medusa a la cual todavía poder aferrarse”.

¿Quieres escuchar la música de Beethoven en vivo? Revisa las temporadas de Conciertos 2020 y Pianistas 2020, que incluyen varias obras del compositor en sus diferentes programas. 

+MUNICIPAL