Música

El romanticismo de Enrique Soro

PLAYLIST

Pianista, compositor, profesor de varios prominentes músicos nacionales, director del Conservatorio de Música y Premio Nacional de Arte, Enrique Soro es una de las figuras más relevantes del ambiente musical chileno. Su obra cultivó un estilo cercano al romanticismo, concentrado principalmente en la música de cámara y sinfónica. A lo largo de su vida, el artista alcanzó gran notoriedad: estrenó sus piezas en América Latina, Estados Unidos y Europa, publicó con editoriales tan relevantes como G. Schirmery y se vinculó con importantes músicos de la época, como Pietro Mascagni, Camile Saint-Säens, Paul Casals, Giacomo Puccini y Maurice Ravel.

En 2015, parte de su olvidada obra volvió a interpretarse en el Teatro Municipal de Santiago, con la ejecución del Ensamble Filarmónico. Impulsada por el nieto de Soro, Roberto Doniez, y gracias a un fondo para el Fomento de la Música Nacional del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, la agrupación dio un concierto que fue grabado –tanto en audio como en video– con el fin de difundir su legado. Esta playlist refleja el resultado de ese trabajo:

Melodía para instrumentos de arcos

Al final de la partitura de esta obra se puede ver la firma de un joven Enrique Soro de 18 años, junto a la fecha: 14 de mayo de 1902. En el documento también se aprecia el visto bueno de su profesor, Gaetano Coronaro. Todo indica que la obra fue parte de los exámenes que el compositor tuvo que aprobar en el Conservatorio Giuseppe Verdide Milán. Soro regaló y dedicó esta obra al consagrado músico francés Jules Massenet (1842-1912), quien le respondió: “Después de haber leído su Melodía para instrumentos de arcos, experimenté un gran contento por su dedicatoria. ¡Me gusta su música, de una musicalidad encantadora, de un sentimiento exquisito!”(París, 23 de julio de 1902). La obra fue estrenada –fuera del Conservatorio– en la Grande Salle Pleyel de París un viernes 16 de diciembre de 1904 durante una visita que hizo Soro a Francia, después de graduarse y antes de regresar a Chile en 1905.

Impresiones líricas para piano y quinteto de cuerdas

Preludio matinal (Andantino)

Intermezzo (Andante) 

Scherzo (Allegro con brio)

Con 24 años y un poco después de volver a Chile, Soro compuso Impresiones líricas para piano y orquesta de cuerdas. La obra se estrenó el 12 de junio de 1908 en el Teatro Santiago, bajo dirección de su autor y con Julio Rossel en el piano.Los textos de prensa de la época consignan que en dicho estreno se encontraba entre la audiencia don Pedro Montt M. La obra se estructura en tres partes: Preludio matinal (Andantino), Intermezzo (Andante) y Scherzo (Allegro con brio). No fue hasta diciembre de 1931 que la obra se presentó en el Teatro Municipal de Santiago, junto a otras importantes piezas del compositor. Se volvió a interpretar en 1947, para luego permanecer silenciada hasta octubre de 2015, cuando los músicos de Ensamble Filarmónico la revivieron en la Sala Arrau del Municipal. La audiencia que acudió ese día fue testigo de un verdadero rescate patrimonial.

Trío en Sol mayor para piano, violín y cello

Allegro

Andante

Scherzo

Finale

La obra fue escrita en los primeros meses de 1924 y se compone de cuatro partes:Allegro, Andante, Scherzo y Finale. Fue dedicada al gran amigo de Enrique Soro, el chelista catalán Pablo Casals. La obra se estrenó en mayo de 1924 en el Teatro Unión Central de Santiago, con Soro en el piano. Lo acompañaron Armando Carvajal y Mario Pérez Neves, en el violín y el chelo, respectivamente. En esa época, el compositor bordeaba los 40 años y su carrera artística vivía su máximo esplendor. En 1927, por ejemplo, la importante casa editora G. Schirmer de Nueva York publicó y difundió esta obra, tanto en América como en Europa.“El maestro Soro como ejecutante de sus obras demostró una vez más su agilidad y sus buenas dotes. Resulta brillante, justo y sobre todo claro. El público tiene una gran influencia sobre él y siempre trata de seducirlo con la acción de sus manos”, reseñó El Mercurio el día después del estreno.

Sonata en Mi menor para cello y piano

Allegro con brio

Scherzando

Andante

Allegro finale

El único documento completo que se conserva de la partitura de esta pieza es un borrador firmado y fechado el 5 de agosto de 1929. Se sabe que está dedicada a Pilar Barriga, la madre del compositor, quien murió un año más tarde. Por esa misma época,Soro fue invitado a Barcelona para el festival sinfónico que se realizó con motivo de la Exposición Universal de 1929.El compositor llegó a España a comienzos de octubre y asistió también como invitado de honor a los actos musicales de la Exposición Iberoamericana de Sevilla, que se estaba celebrando paralelamente. En palabras de Soro, la sonata sería interpretada por el “más grande genio musical contemporáneo”, refiriéndose a su amigo Pablo Casals, chelista catalán, sin embargo, no hay registros de que la obra se haya estrenado en esa ocasión. Según la crítica de la época, la obrera una de sus trabajos mejor logrados y también la obra chilena más importante para esa combinación instrumental.

Fuente: Roberto Doniez Soro, curador del Archivo Enrique Soro.

Grabación: José Oplustil, sonidista y productor de Radio Beethoven.

+MUNICIPAL