Ópera

El Cristo de Elqui | Una ópera, varias miradas

En pleno desierto, un hombre difunde un mensaje de salvación. Lo llaman el Cristo de Elqui y en su peregrinaje suma adeptos y opositores. “Si dice ser Cristo, milagros debe dar”, comentan los trabajadores de la pampa. Para los líderes de la Iglesia, el Cristo de Elqui es simplemente un impostor y toman cartas en el asunto. Mientras se concreta el plan, el profeta sigue recorriendo la pampa y sus oyentes le piden que haga milagros.

La ópera El Cristo de Elqui es obra del compositor nacional Miguel Farías. El libreto fue escrito por el sociólogo Alberto Mayol, quien se basó en la novelas El arte de la resurrección y La Reina Isabel cantaba rancheras de Hernán Rivera Letelier. Este estreno absoluto será protagonizado por las mejores voces de la lírica del país −Patricio Sabaté, Evelyn Ramírez y Yaritza Véliz, entre otras− junto a la Orquesta Filarmónica de Santiago y el Coro del Municipal, bajo la batuta de Pedro-Pablo Prudencio. La novedosa puesta en escena estará a cargo del renombrado director Jorge Lavelli, junto a su equipo.

Conozca más de esta ópera en la voz de sus protagonistas:

De Prokofiev al folclor imaginario

La obra del compositor chileno Miguel Farías transita entre la exploración, la academia y, en el caso de la ópera, el relato narrativo a través del sonido. Con El Cristo de Elqui, Farías busca llevar el lenguaje del escritor Hernán Rivera Letelier a la música, a través de su propio lenguaje.

El sonido de la pampa

El Cristo de Elqui busca, entre otras cosas, transmitir espacios narrativos a través del sonido. Uno de ellos, quizás el más preponderante, es la pampa. La soprano Yaritza Véliz, que interpreta el rol de Magalena en la ópera de Miguel Farías, nació en la Región de Coquimbo, recientemente visitó la zona e identifica en la ópera la sonoridad del desierto y su silencio. En sus palabras, es una obra “musicalmente extraordinaria”.

Música para locos y cuerdos

Para el compositor Miguel Farías, la música de El Cristo de Elqui se inscribe musicalmente en la tradición del impresionismo y busca comprender el sonido del desierto. El director musical Pedro-Pablo Prudencio, responsable de dar vida a esta nueva ópera nacional, va más allá y ve en la música otros universos sonoros: el de los locos, representado por el Cristo de Elqui, y otro más cuerdo.

Una prostituta canta rancheras en una ópera

En su peregrinaje por la pampa, el Cristo de Elqui visita un burdel y entabla amistad con las prostitutas, especialmente con la regenta, a quien llaman Reina Isabel. “Reina mía, hace meses que no la escucho cantar. ¿Nos regalaría una de esas hermosas rancheras?”, le ruega el profeta. Y es que este personaje de la ópera, interpretado por la mezzosoprano chilena Evelyn Ramírez, le canta música mexicana −tan popular en nuestro país− a sus clientes, con guitarra en mano.

Basada en hechos reales y literarios

En las tierras del norte de Chile surgió, en los años 30′, un profeta. Lo llamaron el Cristo de Elqui y en su peregrinaje sumó adeptos y opositores. Se llamó Domingo Zárate y, años más tarde, el escritor nacional Hernán Rivera Letelier lo transformaría en uno de los personajes de las novelas La Reina Isabel cantaba rancheras y El arte de la resurrección. Tanto los hechos históricos como la obra de Rivera Letelier fueron las fuentes del libreto de esta ópera nacional, escrito por el sociólogo Alberto Mayol.

El Divino Anticristo y otras fuentes

Un cantante construye su personaje integrando diferentes dimensiones. El barítono chileno Patricio Sabaté ha dado vida al rol del Cristo de Elqui a partir de la música que Miguel Farías escribió a su medida e inspirándose en personajes similares al Cristo que ha conocido en Santiago. Es un proceso que terminará cuando se estrene mundialmente esta nueva ópera nacional.

Un nuevo profeta rompe el orden

¿Qué pasa cuando en tiempos modernos aparece un profeta? “Dice ser la encarnación, la reencarnación de Jesucristo.  Vaga por las pampas calcinantes”, le advierte uno de los obispos al Cardenal. Para la Iglesia, el Cristo de Elqui es simplemente un impostor y sus líderes deciden tomar cartas en el asunto. Mientras, el profeta difunde su mensaje y sus oyentes le piden que haga milagros. ¿Cuán lejos llegará su mensaje? El tema central de la ópera El Cristo de Elqui es la irrupción de un nuevo líder en el orden social imperante.

La fragilidad de la fe

En la ópera El Cristo de Elqui, de Miguel Farías, el coro interpreta dos personajes: un grupo de prostitutas y al pueblo santiaguino que espera al profeta en la estación de trenes. Esa última escena, por su texto y su música, es una suerte de síntesis de una de las temáticas de la obra: la fe y su fragilidad.

El teatro y la imaginación

La ópera El Cristo de Elqui tiene la pampa como marco sonoro y de acción. La puesta en escena de Jorge Lavelli, más que hacer una representación naturalista de ese contexto busca evocar las condiciones de vida de los personajes, concentrándose en sus vivencias y emociones. Su principal recurso creativo es la imaginación, lo mismo que busca estimular en el espectador a través de su trabajo teatral.

Espacios metafóricos

Jorge Lavelli construye sus puestas en escena con códigos teatrales puros, concentrando el peso dramático en las emociones y vivencias de los personajes. La escenografía, diseñada por Ricardo Sánchez Cuerda, es una metáfora de la dureza del contexto en el que viven los personajes de esta ópera nacional.

Un propuesta universal

El vestuario de una producción de ópera tiene la finalidad de darle identidad a los personajes y a la historia que se está contando. En el caso de El Cristo de Elqui, los diseños de Graciela Galán apuestan por la atemporalidad, puesto que la visión de Jorge Lavelli no es histórica ni naturalista sino centrada en la situación que viven los personajes.

Cuestionamientos, dudas, preguntas

Es el único personaje que no canta. Es también el único personaje que habita otra dimensión en esta historia y el único que dialoga con el público. El actor Francisco Melo es el Poeta Mesana, un álter ego de Hernán Rivera Letelier −el autor sobre cuyas novelas está basada la ópera El Cristo de Elqui− que hace una critica ante la muerte de la Reina Isabel, amiga y confidente del Cristo de Elqui. Es un personaje que cuestiona en medio de una obra que también abre preguntas.

 

Ópera | EL CRISTO DE ELQUI | 9, 11, 13, 15 y 16 de junio de 2018
Más información y venta de entradas AQUÍ

Videos: Municipal de Santiago / Potrero Films

+MUNICIPAL