Ballet

#DíaInternacionalDeLaDanza | La danza trasciende las fronteras

Una historia de más de tres décadas une a dos compañías de dos continentes lejanos, el Ballet de Stuttgart, Alemania, y el Ballet de Santiago, Chile. Bailarines, coreógrafos y artistas de una y otra agrupación han compartido escenario y, en algunos años incluso a su directora, Marcia Haydée, actual directora artística del Ballet de Santiago.

Porque la danza transciende las fronteras, en este Día Internacional de la Danza, Marcia y Tamas Detrich, director del Ballet de Stuttgart, comparten algunas escenas y reflexiones sobre el lazo entre estas dos compañías, y acerca de los desafíos que se viven en estos tiempos de pandemia.

Revisa aquí una traducción de la conversación:

Tamas Detrich: ¡Hola Marcia!

Marcia Haydée: ¡Hola Tamas! Que alegría estar hablando contigo. Yo aquí en Chile, tú en Stuttgart. He estado en cuarentena por al menos cinco semanas. No he salido en absoluto, así que verte ahí, lleva mi corazón a Stuttgart.

Tamas: Te abrazo virtualmente, Marcia. Y espero que puedas volver pronto, y poder abrazarte de verdad, cuando esté permitido.

Marcia: ¡Gracias!

Tamas: Nosotros también hemos estado en cuarentena por dos semanas, todo el Ballet de Stuttgart, porque hemos tenido casos de personas contagiadas dentro de la compañía, y todo lo que puedo decir es que ahora ya salimos de esa cuarentena…

Marcia: Maravilloso

Tamas: De hecho, desde hace dos días tuvimos permiso para entrar al estudio, con grupos muy pequeños, de tres bailarines, con todas las regulaciones aplicadas por el gobierno y los oficiales de salud. Estamos súper conscientes de las regulaciones de seguridad, y para mí es una prioridad. Pero cuando ves a cada bailarín, luego de estar cinco semanas en casa, caminar por la entrada con distancia, el corazón explota. Y quiero decirte, allá en Santiago de Chile, porque tenemos una conexión muy cercana. Desde que yo era bailarín, bailé muchas veces ahí; para mí Santiago es la Stuttgart de Sudamérica.

Y tú tenías el temperamento, el amor y la convicción, pero no tenías los medios, es decir, el apoyo del gobierno, como lo tenemos aquí en Stuttgart. Pero nunca te diste por vencida, la compañía nunca se dio por vencida. Nosotros no nos dimos por vencidos y quiero inspirarte y decirle a tus bailarines que aquí en Stuttgart dimos el primer paso atrás en el estudio, y ese primer paso es enorme. El sol está brillando y creo que estaremos juntos de nuevo, estaremos juntos sobre el escenario.

Pero hasta que volvamos a estar en el escenario, preparamos una pequeña sorpresa para inspirar a nuestras audiencias, para empoderar a nuestras audiencias que no pueden comprar entradas y sentarse en un teatro por estos días. Es desgarrador, y al mismo tiempo conmovedor verte, y sé que tu forma de ser es que “lo mejor está por venir”. Así es, recuerdo eso de ti.

Marcia: Pero creo que es inspirador para nuestros bailarines, que sean ustedes los primeros en volver al estudio. Eso nos da esperanza y también es un ejemplo de cómo vamos a regresar todos a los teatros. Porque es muy importante algo que dijiste, el arte es muy importante. En todas estas crisis, no podemos perder contacto con la audiencia, con la gente, porque nosotros los necesitamos y ellos a nosotros.

Tamas: Dicen que la esperanza muere al final, pero yo creo que la esperanza nunca muere.

Marcia: Sí, así es.

Tamas: Y nos aferramos a eso, todos los días. Me inspiro cada momento que estoy en el teatro, y es como si pudieras respirar de nuevo. Me apena por esa gente que pierde la esperanza, y esperemos que nosotros continuemos en esta misma dirección. Solo quiero dar mis más sinceros deseos a todos quienes están afectados, a todo el mundo, no sólo al mundo del ballet, sino al mundo que se ve afectado hoy, como nunca antes se había visto.

Si podemos poner una sonrisa en estos días terribles en la cara de una persona, y dar esperanza e inspiración para un futuro mejor, un futuro que vendrá, ¿cierto? Por eso es que el arte y la danza están ahí. Internacional, sin barrera del lenguaje, sin fronteras. Sé eso. Me encanta Santiago, espero el momento para volver. Tal vez el Ballet de Stuttgart vaya a Santiago de Chile y haga una gala de ballet, para el mundo, televisada. Esos son sueños, pero quién dice que los sueños no se hacen realidad.

Marcia: Así es, la conexión entre Santiago y Stuttgart es muy fuerte. Comenzó cuando Ivan Nagy me trajo a Santiago; ese fue el comienzo de esta conexión especial que tenemos, como con ninguna otra compañía, dos compañías la tienen.

Tamas: Recuerdo cuando tú me enviaste a Santiago de Chile para bailar Romeo y era la segunda vez que bailaba el ballet Romeo y Julieta, y fue con ellos, el estreno fue acá. Me acuerdo, cuando estábamos ahí en tour, había dictadura, y teníamos que correr desde el Teatro de vuelta al hotel, porque no estaba permitido estar afuera por toque de queda. Pero descubrimos el pisco sour en el Hotel Carrera. Nunca olvidaré esos momentos, esos momentos están ahí o aquí y siempre estarán aquí. Hablamos de arte, de amor, de creer y, por supuesto, que hablo de nunca darse por vencidos. Esperanza.

Marcia: Tamas, gracias por esta videollamada entre las dos compañías, mándale mi amor y el de nuestros bailarines a tus bailarines.

Tamas: Marcia, cuando levantes el teléfono, antes de hacer la pregunta, sabes que la respuesta será un sí. ¡Te quiero mucho! Mi corazón está con todos ustedes en Santiago de Chile y espero verte muy pronto.

Marcia: Muchas gracias Tamas.

+MUNICIPAL