Patrimonio

Coro Profesional del Teatro | Formando a la primera generación

[+Historia] Los orígenes de un coro profesional para las temporadas líricas y los conciertos-sinfónico corales se remontan a la necesidad de este desde los comienzos del funcionamiento del Municipal. Algunos directores como Pedro Bajas fueron centrales en aquellos primeros años, pero el coro difícilmente alcanzaba una calidad aceptable aún en sus mejores momentos. como señalaron ya Aquinas Ried y José Zapiola, el trabajo coral era una de las grandes carencias artísticas en el Chile del siglo XIX.

Uno de los primeros intentos serios por crear un coro estable se dio hacia 1920, entonces Jorge Balmaceda, quien aparte de administrador había tenido una carrera de cantante, procuró que se estableciera un coro mixto que fuese suficiente para montar las óperas. Este coro existió por diversos años, al menos hasta la creación del Instituto de Extensión Musical de la Universidad de Chile, y se le entregaba enseñanza de idiomas y de canto. Llegó a tener sesenta cantantes contratados en 1930. En la fotografía pueden verse los integrantes chilenos del coro en 1928, en su sala de ensayos, dirigidos por Andrea Mordini.

Luego de los intentos de la Universidad de Chile por crear un coro profesional de excelencia, y el conocimiento que se tenía de los excelentes Coros Polifónicos en Concepción, se buscó el auxilio de Waldo Aranguiz para crear un Coro Profesional en el Teatro. En un principio se buscaron cantantes a partir del mismo Coro Lírico del Teatro, para luego contratarse más personas: 120 miembros en total, casi ninguno de ellos músico de profesión. Ensayaban dos veces por semana en La Alhambra, como aficionados, pocos sabían leer música y cantaban en la ópera ad-honorem, sin honorarios.

Uno de sus grandes éxitos fue el Réquiem de Verdi, dirigidos por Alceo Galliera en 1963. Hacia 1966 el Coro comenzó a participar de manera estable en las óperas, coordinado por Eduardo Jaramillo, y hacia 1977 se disolvió completamente, sin el liderazgo de Waldo Aranguiz. Diversos coros fueron apoyados durante estos años hasta que el 2 de abril de 1982 se oficializó, por primera vez, un coro pagado y profesional para el Teatro.

Con su director estable, Jorge Klastornick, y 58 cantantes fijos, el coro ha recibido incontables premios, especializándose en un gran repertorio y con soltura escénica para la ópera. Lo componen en su mayoría cantantes profesionales, augurando su buen nivel. Este coro es una herencia y a la vez una transformación de aquello que se había producido en años anteriores, y su labor, además, sigue sumando conciertos, giras y recitales.

+MUNICIPAL