Ópera, Patrimonio

Benjamin Britten | “Yo escribo música para los seres humanos”

 

[+Biografías] Benjamin Britten nació el 22 de noviembre de 1913 en Lowestoft, Gran Bretaña. Este pianista, director de orquesta y compositor, escribió algunas de las piezas musicales más atractivas del siglo XX, convirtiéndose en una figura de renombre mundial.

En una asociación de cuarenta años junto a Peter Pears, un sobresaliente tenor, logró crear un gran legado que incluyó composiciones corales, canciones y especialmente óperas, entre las que se encuentran Peter Grimes (1945) y “La Vuelta de Tuerca” (1954), obras que fueron presentadas en el Municipal en los años 2004 y 2006 respectivamente.

Otros títulos como Billy Budd (1951), La violación de Lucrecia (1946), Sueño de una Noche de Verano (1960) y Muerte en Venecia (1973), significaron un renacer de la ópera en inglés y permitieron a esta dupla presentarse alrededor del mundo.

El año 1967, Britten y Pears se lucieron en el Municipal de Santiago interpretando sus Siete Sonetos de Miguel Angel y Palabras de Invierno.

Al vivir su infancia en el puerto de Lowestoft, Britten obtuvo su inspiración de los ámbitos familiares, de los paisajes extensos, de las calles y el viento, del sol y de la vista acuosa que obtenía desde su ventana. Peter Pears fue el otro gran estímulo para sus creaciones. Para él, ideó un papel operístico en Palabras de Invierno (1953), obra basada en los poemas de Thomas Hardy entre otros.

Britten, quien realizó sus estudios en el Royal College of Music y recibió lecciones de composición de Frank Bridge, fue también un maestro de la escritura orquestal, entre sus obras más conocidas en este aspecto se encuentran Guía de Orquesta para Jóvenes (1946) y Phantasy (1932).

A fines de los años cuarenta, Benjamin Britten se mudó a Aldeburgh, donde co-fundo el famoso Festival Aldeburgh en 1948, un programa de actuación anual y centro internacional para el fomento del talento.

En 1957, debido a que se convirtió en una verdadera celebridad local, se trasladó a la famosa Casa Roja, donde vivió junto a Peter Pears durante casi 20 años y escribió muchas de sus obras más afamadas.

Britten fue una figura cultural progresista, adelantada a su tiempo en temas como el pacifismo, la homosexualidad y el papel de los artistas en sus comunidades. De esta manera se comprende su compromiso en escribir música para niños y artistas aficionados, como el violonchelista Mstislav Rostropovich. Como compositor, Britten no quería que la música moderna fuera sólo para un número reducido de “gente culta”, sino que fuera escuchada por todos. Como el mismo dijo “Yo escribo música para los seres humanos”.

+MUNICIPAL